¿Porqué Qui-Gon no desaparece cuando muere y Obi-Wan y Yoda si?

Escrito por Publicado el Sábado, 09 Septiembre 2006 Comentarios
13 Comentarios
Valora esta nota
(0 votos)

  • Pregunta enviada por: Rodolfo Muñoz, Fernando Arduz, Alfredo Salazar, Carlos Del Castillo, Enric Cànaves Navarro, Javier Guzman, Francisco Vera


Respuesta: En la batalla de Geonosis en el Episodio II descubrimos que no solo Qui-Gon no desapareció al morir, sino que tampoco desaparecieron los Jedi que murieron en la arena. Ademas, con el final del Episodio III supimos que Yoda tuvo una conversación con Qui-Gon Jinn donde le reveló el secreto que los Sith han buscado por miles de años, el de ser uno con la Fuerza y retener su identidad, el de la vida eterna. Esta tecnica que Yoda despues transmitiría a Obi-Wan (son los unicos dos que hemos visto desaparecer tras su muerte), simplemente se insinua con algunas pocas lineas al final de la pelicula. Originalmente Lucas habia escrito un dialogo mas extenso entre Yoda y Qui-Gon Jinn, y como le comunicaba aquel descubrimiento. Como pudimos ver esta escena no solo fue removida de la versión final de la película, sino que tampoco fue incluida en el DVD como un extra. Sin embargo, la novelización del Episodio III la incluye con detalles adicionales muy interesantes, a continuación podrás conocer ese dialogo entre dos maestros y la conclusión a este enigma que surgió allá por el año 1999:

Al otro lado del cristal de transpariacero de la cúpula de observación, en los peñascos sin aire de Polis Massa, la galaxia giraba en un chorro de cortantes y fríos puntos luminosos en el velo de la noche infinita.
Bajo esa cúpula se sentaba Yoda, pero no miraba a las estrellas.
Permaneció sentado un tiempo muy largo.
Incluso después de casi novecientos años, el camino al conocimiento de uno mismo seguía siendo lo bastante escarpado como para dejarlo amoratado y sangrando.
Habló en voz queda, pero no para sí mismo.
Aunque no había nadie con él, no estaba solo.

—Fracaso mío esto fue. A los Jedi he fallado.

Hablaba con la Fuerza.
Y la Fuerza le respondía.

No te culpes, mi viejo amigo.

En los últimos trece años, cuando la Fuerza le hablaba, a veces lo hacía con la voz de Qui-Gon Jinn.

—Demasiado viejo fui —dijo Yoda—. Demasiado rígido. Demasiado arrogante para ver que el viejo camino el único no era. Para ser como los Jedi que a mí me entrenaron, hace largos siglos, a esos Jedi entrené, pero esos Jedi de otro tiempo eran. La galaxia mucho ha cambiado. La Orden nada ha cambiado. Que cambiara yo no permití.

Eso es más fácil de decir que de hacer, amigo mío.

—Un misterio infinito la Fuerza es —Yoda alzó la cabeza y clavó la mirada en la rueda de estrellas—.

Mucho por aprender aún queda. Y tendrás tiempo para aprenderlo.

—Conocimiento infinito... —Yoda negó con la cabeza—. Infinito tiempo requiere.

Con mi ayuda podrás unirte a la Fuerza, reteniendo tu consciencia. Podrás unir tu luz a la de ella por siempre. Con el tiempo, puede que hasta tu yo físico. Yoda no se movió.

—Vida eterna...

El objetivo final de los Sith. Pero ellos nunca podrán alcanzarlo; sólo se consigue liberándose del yo, no exaltando el yo. Se consigue con la compasión, no con la avaricia. El amor es la respuesta a la oscuridad.

—El amor uno con la Fuerza es, pero influencia aún tiene... —musitó Yoda—. Un poder más grande que todo es.

No se puede otorgar; sólo enseñar. Puedes aprenderlo, si quieres.

Yoda asintió despacio.
—En gran Maestro Jedi te has convertido, Qui-Gon Jinn. Un gran Maestro Jedi siempre fuiste, pero demasiado ciego fui yo para verlo.
Yoda se levantó, cruzó las manos ante él e inclinó la cabeza en la reverencia Jedi de respeto.
La reverencia del estudiante en presencia del Maestro.

—Agradecido en tu aprendiz me convierto —dijo Yoda


 

Usuarios registrados en la conversación

Cargar Comentarios Previos

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 Restricción de Carateres
Su texto debería tener más de 3 caracteres
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.