México: Primera convención nacional de Star Wars

Escrito por Comentarios ¡Escribe el primer comentario!
Valora este reporte
(0 votos)

  • Enviado por: Saúl Arellano Montoro
  • Origen: Puebla, México
  • País: País
  • Lugar del evento: Ciudad de México, México
  • Fecha del evento: Martes, 25 Abril 2000


Desde el renovado aire que recibimos los fans de esta saga en 1991 hasta la formación del primer club en México, la idea de tener en este país una convención de Star Wars nos parecía tan lejana como el mismísimo Tatooine. Sin embargo, en la mente de algunos no era tan lejana... ¡Por fortuna! Fue así que gracias a Julio Moreno, Alonso Vilches, Antonio Macías y Herbert Scholz, el sueño de muchos fue llevado a cabo los días 17, 18 y 19 de marzo de este año cuando se realizó la Primera Convención dedicada absolutamente a Star Wars, misma en la que pudimos convivir con gente que gusta de esta saga y, por si fuera poco, convivir con personajes como Anthony Daniels (C-3PO), Steve Sansweet, director de Mercadotecnia especial de Lucasfilm y además el más grande coleccionista de parafernalia relacionada a Star Wars, y Gus Lopez, otro coleccionista importante a nivel mundial de Star Wars. Con todo esto en la cazuela ¿qué podíamos esperar de la convención? ¡Pues un apetitoso banquete!

Marzo 17, La Inauguración

En un principio el hecho de que la convención fuera en el Parque Naucalli me causó (no puedo negarlo) cierta flojera y agobio con sólo pensar en la transportación desde la Narvarte hasta las torres de Satélite; pero después me di cuenta de lo sencillo que es llegar allá; una vez ahí fui directo a la taquilla a comprar los boletos para entrar al foro donde se llevaría a cabo la ceremonia de apertura del evento. Después de una coreografía inspirada en el tema electrónico de "Duel of the Fates" (¡Muérete de envidia, Mecco!) Alonso Vilches quien nos dio la bienvenida y nos presentó a los organizadores de este evento, aplausos moderados, hasta que la locura de los presentes se desató cuando entró "el hombre del traje dorado", Mr. Daniels, quien no sé por qué misteriosa razón, vistió de camisa amarilla. Inmediatamente se adueñó de nosotros demostrando su gran manejo del escenario al ponernos a todos a cantar como ewoks (ni hablar, cosas de la catarsis).
Después vendría Steve Sansweet quien haciendo un buen esfuerzo con su español se llevó una fuerte ovación al desear que la fuerza estuviera con nosotros. El detalle simpático lo dio el director del Parque Naucalli, el Ing. Javier Carrillo al cortar el listón con ¡un sable de luz!.
De aquí nuevamente volvimos a recorrer el polvo y la tierra para llegar al Centro de Convenciones donde se encontraba la cruel y despiadada asesina de nuestra economía... la parafernalia de Star Wars en toda su plenitud; bueno, para los más afortunados era el Nirvana, para otros la cruda realidad de que les faltaban MUCHAS cosas en su colección; había los que a sus novias contaban "Aahh, yo tenía este mono..."; o bien, otros miraban suplicantes a sus estoicas esposas a manera de justificar el desembolso de $600.00 pesos para pagar una figura que bajo el pretexto de "Es que ya no la voy a encontrar jamás" se llevaban a sus casas y para aminorar la culpa, les garantizaban a ellas un regalo de la misma cantidad o ya de perdida, una cena para amortiguar el gasto de la cretina figura... todos los asistentes del sexo masculino nos convertimos en niños y las mujeres, siempre tan sensatas, parecían maestras de kinder tras los maravillados adultos que no cejaban en su intento de regodearse en su vuelta a la infancia mientras recorrían los stands una y otra vez. Otro momento de gran actividad fue cuando los altavoces anunciaron que la firma de autógrafos comenzaba: poco a poco la fila creció con personas que llevaban los objetos de colección más insólitos: desde la figura cerrada de C-3PO hasta el póster doblado por años en espera de ser firmado. Las conferencias más notables que siguieron durante ese primer día fueron la de Gus Lopez y su aventura en las locaciones de Tatooine en Túnez a la caza de utilería de "A New Hope" y una emotiva plática de Anthony Daniels con unos pocos afortunados que se quedaron hasta las siete de la noche... a las ocho de la noche todos regresamos a nuestros hogares.

Marzo 18, sábado

De nueva cuenta el paseo por los diferentes medios de transporte público para llegar hasta el parque que ya mostraba mucha actividad de gente completamente ajena a una serie de individuos enfundados en mochila y playera con leyendas de "Sith vs Jedi", "Jar Jar Binks", "Obi Wan Kenobi" etcétera; la mayoría llevaba extraños artefactos y había unos pocos disfrazados con túnicas color café, o vestimentas negras con tubos colgados al cinto; una que otra vestida de blanco con peinado de rol de canela en la cabeza o niños vestidos de jawas. El calor era poco menos que insoportable pero eso no detuvo a los extasiados asistentes que ya para ese entonces habían hecho suyo el lugar sintiéndose con toda la libertad de liarse a sablazos de luz (de pilas desde luego) por todo el salón y no parar de hablar de la saga con quien estuviera dispuesto a escucharlos.
Ese día asistieron más niños, es decir... ¡auténticos niños!, mismos que no dejaban de corretear por el lugar; se encontraron los clubes de Guadalajara, Guanajuato, Yucatán, Morelos, Querétaro, Toluca, Chiapas y Puebla e inmediatamente se dedicaron a intercambiar e-mails y experiencias. A muchos les extrañaba encontrar artículos de "Pokemon" y "Furby", a otros les alegraba encontrar los videos de "Indiana Jones" (el otro gran héroe de Lucas); la mayoría completaba su colección de 5 portadas de "Cinemanía" del Episodio I.
Para muchos fue una sorpresa ver caminando entre la gente a Anthony Daniels y a Steve Sansweet y no faltó el que aprovechó el momento para la foto del recuerdo. Las conferencias comenzaron a las once de la mañana: "Coleccionismo", "La línea del club Hasbro" por Eduardo Ucan; luego, otra excelente plática del Sr. Daniels; una presentación del Sr. Sansweet respecto al "detrás de las cámaras" de la producción del Episodio I; al finalizar se premió con una cena a una asistente al evento y hubo un encuentro entre los clubes de fans del país donde nos enteramos que el club de Guanajuato hará una convivencia en abril y Puebla celebrará su séptimo aniversario en septiembre.

Marzo 19, el último día

El domingo fue el día que más gente asistió al evento... ¡Y el más caluroso también! La cola para entrar daba la vuelta al recinto, los expositores comenzaron desde temprano y a las doce del día estaba a reventar. Era el día de los sorteos y las premiaciones a los mejores disfraces; por ejemplo un "maulito" de 4 años y un "Kenobito" de 6 años, por cierto, ganó un "maulote". Las conferencias para ese día eran: "Los coleccionables" con el gurú de los coleccionistas: Steve Sansweet; y sobre el universo de la saga por parte del club de la Ciudad de México; también pasaron videos del "detrás de las cámaras" de los efectos especiales del Episodio I, así como de las peleas y de la música de John Williams.
La clausura fue de lo más emotiva: el premio de "Hasbro" (una Naboo Fighter de dos metros de largo) lo entregaron Daniels y Sansweet. Hubo muchos reconocimientos que se entregaron a invitados y participantes... y lo mejor: la promesa de que no será la última convención dedicada a los fanáticos de esta saga, pues habrá otra en el 2002 que será el año de la proyección del Episodio II.
Así pues, a estas alturas Anthony Daniels debe estar ya en su casa en Inglaterra preparándose para interpretar de nueva cuenta a C-3PO, mientras Steve Sansweet le cuenta a la gente de Lucasfilm cómo le fue en México; por su parte, los clubes del país han regresado a sus estados, los organizadores ya están tranquilos y los expositores (como Space Gallery o SW Toys & Collectibles) hicieron felices a muchos. Fue una experiencia inolvidable, pero no faltaron las piedras en el arroz:

  1. La falta de la pre-venta del video del Episodio I que "Blockbuster" había prometido y simplemente no cumplió.
  2. Algunos productos piratas que ofrecía una expositora que vende en Lomas Verdes (pese a que se le pidió que no lo hiciera).
  3. El desinterés que mostraron algunos lisenciatarios al no querer participar en la convención y que perjudicó a quienes siempre les han beneficiado económicamente con su afición.

Sin embargo, puedo decir que regresé satisfecho y feliz de haber estado en un evento que nos merecíamos como fans desde hace mucho tiempo. De hecho, las estrellas del cielo nocturno de esta ciudad ya no parecían estar en una galaxia muy, muy lejana.

 

Por Saúl Arellano Montoro

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 Restricción de Carateres
Su texto debería tener más de 3 caracteres
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.