Argentina: Premiere del Episodio II en Buenos Aires

Escrito por Comentarios ¡Escribe el primer comentario!
Valora este reporte
(0 votos)

  • Enviado por: Fuerza Imperial
  • Origen: Buenos Aires, Argentina
  • País: País
  • Lugar del evento: Cines Village Recoleta, Buenos Aires, Argentina
  • Fecha del evento: Lunes, 01 Julio 2002


Star Wars en Argentina es un fenómeno un tanto complejo con tantas y extrañas implicaciones como el misterio que rodea a los Sith, o al menos así siempre percibí que lo era. Por un lado si bien hay grupos que a pesar de la crisis de este país empujan hacia adelante con esta afición, creo que falta algo de unión, pero no por otra causa mas que por el desconocimiento, ya que muchos fans viven en un mundo cerrado de reclusión, ermitaños de sus propias creencias como el viejo Obi-Wan, creyendo que son los únicos que sienten arraigada fuertemente esta saga a sus vidas, cuando en realidad hay quizás miles como ellos pensando y sintiendo exactamente lo mismo. La vuelta al cine de nuestra saga es armar nuevamente un puente entre esas personas, la fuerza unificadora que profesaba Qui-Gon a su joven padawan, la unión de la gente, la verdadera causa de existencia de esta saga.
Esta no era sino mas que una atrapante excusa para unir a la gente en periodos de dos horas, dos horas en las que las imágenes que se dibujaron como un esbozo en nuestras mentes durante esos tres largos años de espera, finalmente tomaban forma y movimiento ante nosotros, permitiéndonos percibir la verdadera esencia de lo que ocurría, no un mero espectáculo mas, sino toda una experiencia dentro y fuera de la pantalla en la que nos veríamos involucrados.
Atrás habían quedado los spoilers, esa palabra delatora y engañosa que es una verdadera prueba a la tentación de todo fan, una prueba que algunos a pesar de esos tres largos años lograron superar, mientras que otros eran presa de cada fragmento de información, por minúsculo que sea, que alivianara su insaciable necesidad de saber mas. Atrás había quedado el "one world one release" que probó ser de este lado del mundo, un estreno mundial simultaneo a medias, pero lo cierto es que el estreno no era mas que la ultima línea de una historia que comenzó a escribirse ni bien el anterior episodio estaba en la pantalla grande y que incluía en ella desde los mas bizarros y retorcidos rumores, hasta la mas rebuscada especulación sobre lo que sucedería y como Anakin sacaría a la luz su lado mas oscuro. Incluso los storyboards o el guión de la película que fue robado en Australia y ofrecido por $100.000 dólares también fueron parte de esa experiencia, eran parte de un todo, un plan perfectamente orquestado por Lucas para hacernos respirar Star Wars a cada instante.
Pero aun quedaba algo más dentro de la mayoría, una incertidumbre que había quedado sembradaaños atrás con el estreno del Episodio I, y que separó esa unión que parecía inquebrantable, en aquellos que quedaron desilusionados con las manos vacías y aquellos que a pesar de los errores, quedaron con las manos llenas. Lo cierto es que es imposible no admitir que el miedo estaba instalado allí, latente y amenazante, mientras el momento del estreno se aproximaba.
El 1 y 2 de julio del 2002 en el complejo de cines Village de Recoleta, aquellos que contaban los días, aquellos que sabían cada detalle de la historia y aquellos que guardaron durante años sus túnicas Jedi para esta ocasión, saldrían de entre las sombras para converger esos dos días de premiere y de locura desenfrenada por esta saga galáctica. Lo cierto es que esta no era una premiere de gala y de exclusividades, aquí no estaban esos actores faltos de exposición y necesitados de publicidad, de aparecer ante las cámaras y expresar "espontáneamente" cuanto aman esta saga. Si bien allí estaban varios medios, tan solo éramos nosotros los fans ante lo que allí ocurriría, quizás la muy buena idea de cobrar tan solo $5 por entrada y destinar toda recaudación a fines benéficos acentuó la presencia de la gente, no solo por ser una entrada marcadamente mas baja que una normal y además de ello, para un evento especial como este, sino que también sirvió de ayuda ya que todo lo destinado iría a hogares de niños y otras organizaciones humanitarias, y la ropa que la gente donará tendría igual fin, además de permitirles entrar en el sorteo de varios productos que serían provistos por los auspiciantes.
Tras conseguir casi por obra de la Fuerza entradas para ambos días de la premiere, finalmente nos rendiríamos ante lo que Lucas había orquestado durante tres años de producción. Todo estaba planeado cuidadosamente como las maquinaciones de Sidious: el primer día iría junto con mi amigo Alan, a quien conozco desde hace casi 20 años y a quien podemos considerar como un "no fan", y el segundo día con mi amigo Hernán, un veterano de aquel distante y mítico año '77 en el que Star Wars irrumpía por primera vez en los cines y a quien conocí a través de este sitio, dos perspectivas diferentes ante una misma experiencia.
 
entrada

Lo cierto es que la primer impresión al ingresar al complejo de cines fue de completa decepción, en verdad había convencido a mi amigo de que este era uno de esos eventos para recordar y allí no había cámaras, ni fans fuera de si, ni las luces, ni nada de todo lo que esperaba, tan solo el normal movimiento de un complejo de cines a esas horas de la noche, sin embargo, todo ese ruido que parecía inexistente en un inicio, comenzó a hacerse mas evidente a medida que nos acercábamos al primer piso del complejo donde la fiebre por este estreno comenzaba a percibirse. Allí estaba ante nosotros todo ese ruido, toda esa gente que esperábamos encontrar, allí estaban los fans disfrazados, algo que no ocurrió en el Episodio I tres años antes en ese mismo lugar, allí estaban las promotoras, cuidadosamente selectas para la ocasión, la gente de Episodio IX también estaba allí haciendo un esfuerzo mas para hacer conocer su música, su tributo a esta saga, incluso las cámaras de televisión que tomaban las primeras imágenes y las impresiones de los fans que seguramente estaban concentrados allí desde hace horas. Cada elemento de lo que representa Star Wars estaba en su sitio, cada parte de ese todo estaba allí, para que aquella Fuerza contenida se extienda una vez mas entre nosotros.
Sin embargo, un evento de estas magnitudes debe contar con la presencia de alguien de igual importancia para darle ese toque distintivo de clase, es por eso que a un lado de la entrada a la sala principal podías encontrar nada menos que a Darth Vader, que con su oscura presencia estaba expectante de lo que allí ocurría. Todo aquello tan solo era el prologo, al tomar los asientos pudimos notar que la sala estaba llena, teniendo en cuenta que originalmente era solo una la sala en la que se iba a realizar la premiere y que por demanda se agregaron mas, es comprensible que cada una de ellas estuvieran al total de su capacidad.
Luego de un sorteo para los que donaron ropa para las entidades de bien publico, las luces lentamente comenzaron a bajar su intensidad, haciéndonos sentir aun mas la ansiedad que estaba dentro nuestro, mientras que los primeros gritos de emoción descontrolada se escuchaban en la sala, pero eso era nada mas que el comienzo, ya que cuando el logo de la 20th Century Fox irrumpió en la pantalla grande acompañado de su fanfarria y seguido por Lucasfilm Ltd, los gritos se intensificaron y el cine literalmente estalló. Finalmente todo había comenzado, nuevamente Star Wars ingresaba profundamente en nuestras vidas en forma colectiva y permitía unirnos a partir de ella, lo que acontecía allí era un perfecto balance de imágenes dentro de la pantalla y emociones fuera de ella... todo había comenzado.Acompañados del infaltable tema que da inicio a cada uno de los episodios de la saga, nos enteramos que la galaxia ya no es un lugar seguro, y que esta inmersa en un caos que la ha dividido en dos, por un lado los separatistas que no aceptan las corruptas operaciones de la Republica y quienes han comenzado a expandir su influencia a diferentes sistemas liderados nada menos que por el Conde Dooku, una vez parte respetable de la Orden Jedi, algo que le da un sabor especial al conflicto y por el otro, la ya corroída Republica que comienza a debilitarse por dentro y que se ve enfrentada ahora a una nueva amenaza fuera de sus limites, el terreno perfecto para que Palpatine mueva sus piezas.
Desde sus inicios podemos notar claramente la relación de respeto y fuerte amistad de Obi-Wan y Anakin pero a su vez, de creciente tensión, ya que por un lado Anakin cree estar mejor preparado que su maestro y de alguna manera piensa que este no lo deja avanzar, y por el otro Obi-Wan entiende perfectamente la impaciencia del joven y trata de controlar su personalidad que en ocasiones se hace incontrolable poniendo bien en claro su posición como maestro, esto en particular me pareció muy bien armado por parte de Lucas, ya que la relación de estos dos viejos amigos es uno de los ejes de la saga y uno de los detonantes de la caída de Anakin al Lado Oscuro.
El intento de asesinato de Padmé, que ocurre ni bien comienza la película le da un toque de drama y un buena dirección a la historia, que de hecho hizo saltar a mas de uno de su butaca por la sorpresiva explosión, lleva a Obi-Wan a comenzar una investigación que será prácticamente el eje que conducirá la historia de toda la película, y se ramificará en varios eventos dándole un tono detectivesco quizás por primera vez para una película de Star Wars, aunque a su vez dejando solo a su aprendiz Padawan en el momento menos apropiado.
A decir verdad yo fui uno de los que no estuvieron muy conformes con el Anakin del Episodio I y pensé que la decisión de quien lo interpretaría en el Episodio II tendría que ser la correcta para el principal papel de las precuelas, sin embargo, en el proceso de casting Lucas parece haber tenido en cuenta que la elección de un Anakin ya adolescente sería una tarea mas que complicada. Mientras que el nombre de DiCaprio mantenía al borde de la locura a algunos de los fans como uno de los candidatos, Lucas fiel a su tradición de tener actores escasamente conocidos en papeles principales, anunció como el elegido, quien traería balance a la Fuerza, el nombre de Hayden Christensen, un joven canadiense poco conocido que solo tuvo papeles menores en televisión.
Aquí estoy totalmente convencido que fue la elección perfecta para el papel, si bien las opiniones siempre son dispares entre los fans, creo que la actuación de Hayden fue muy buena, mostrándonos un Anakin lleno de creciente ira, prepotente, alguien que pierde el control. De hecho hasta por momentos puedes llegar a odiarlo por su prepotencia y creo que esa es la prueba perfecta de su correcta actuación, la imagen adecuada de el elegido de las profecías Jedi y de alguien que se enfrenta a un gran numero de decisiones que no solo cambiaran su vida sino la de toda la galaxia y precisamente esta nueva faceta de Anakin contrasta con el tono mas oscuro de esta película.
Obi-Wan Kenobi también es otro caso de un personaje que ha evolucionado marcadamente, Ewan McGregor parece estar mas cómodo en esta oportunidad con su rol, si recordamos que es de los primeros en quejarse de la actuación en frente de pantallas azules, es sin duda una buena señal. Aquí Kenobi es un personaje mas relajado y no tan idealizado como el Jedi lleno de rectitud, es un personaje que en medio de una persecución suicida puede hacer un alto para tomarse un trago, ese sin dudas fue un toque magistral que conformo mejor la imagen de este Jedi.
Lo cierto es que cada uno de los elementos estaban perfectamente equilibrados, es innegable algunas de sus falencias como creo yo, la mala edición de la música sobre la película que se evidencia mas en la arena de batalla, o la reutilización de algunos fragmentos de la banda sonora de La Amenaza Fantasma tal como fueron grabados para esa pelicula, que puede escucharse cuando la nave que lleva a Anakin, Padmé y los droides vuela sobre los cañones de Geonosis. Otro aspecto que recibio opiniones dispares fue la historia de amor, al menos en mi caso creo que fue algo balanceada con algunas cosas muy buenas y otras un poco (o bastante) malas.
La escena en la que Padmé y Anakin están sentados en el prado conversando (y que por otra parte Anakin hace algunos comentarios políticos que muestran hacia donde van sus creencias) me aprecio muy bien llevada, pero a pesar de esos aspectos la acción estaba allí, la persecución en Coruscant, la pelea de Yoda y Dooku que hizo estremecer los cimientos del cine por la llocura de los fans, también estaba allí el humor, el toque de R2 y Threpio había vuelto finalmente, el drama: en lo que creo yo fue la mejor escena de la película, mientras Anakin confiesa como asesinó por venganza a una tribu entera de moradores, hasta el romance que generó tantas opiniones diversas había tenido un papel importante en la película. Sin embargo, lo más poderoso fue la reacción final de la gente cuando los créditos nos anuncian el final de la película, la reacción que la aprobaría o la desaprobaría. Recuerdo que tres años antes de aquel entonces la gente salio en silencio de las salas tras ver el Episodio I, pero aquí todo había cambiado, aquella gente en la que esta vez habia mucha gente disfrazada, y en la que podías encontrar Jedis, Sith, Princesas y varios etcéteras, había desbordado e hizo estallar el cine, es que finalmente la saga había vuelto en toda su pureza, pero no solo dentro de la pantalla, sino también fuera de ella.
Por Fuerza Imperial

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 Restricción de Carateres
Su texto debería tener más de 3 caracteres
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.