Reporte desde el primer "Star Wars Weekend"

Escrito por Comentarios ¡Escribe el primer comentario!
Valora este reporte
(0 votos)

  • Enviado por: Alan Raimondi
  • Origen: Buenos Aires, Argentina
  • País: País
  • Lugar del evento: MGM Studios, Disney World, Orlando, Florida, Estados Unidos
  • Fecha del evento: Domingo, 28 Mayo 2000


Star Wars Weekends fue un mega evento del que formó parte todo el parque temático Disney MGM Studios de Orlando, Florida, Estados Unidos, para conmemorar por tres días (desde el 26 al 28 de mayo del 2000) la llegada al cine de esa película que cambió nuestras vidas, y que nos transportó a esos años cuando éramos niños con una historia ingenua pero mágica a la vez. Lo cierto es que ya cuando llegas al parque para comprar tus entradas, a tu derecha puedes ver el brillante logo de Star Wars acompañado de la música de la cantina de Mos Eisley algo que sirve como aperitivo para lo que vendrá después. Sí bien en el parque puedes encontrar atracciones muy buenas, mi razón de estar allí fue única y exclusivamente el dejarme llevar por esta celebración, y entre otras cosas, tener la oportunidad en encontrarme con su la Princesa de Alderaan, Carrie Fisher. Jeremy Bulloch también estaba allí para una sesión de autógrafos, pero el tiempo que llevas en las filas de espera te prohíbe tener la oportunidad de estar junto a la princesa y el cazador de recompensas el mismo día, debido a "que la disponibilidad es limitada" y ambos actores solo se encuentran allí por una hora y media, algo que sin duda hace imposible que puedas verlos a ambos.

Esperando a su majestad la Princesa de Alderaan

Con una postal en la mano para recibir su autógrafo, mi vieja cámara de fotos en la otra, y recordando no decirle "Your Highness" (Su alteza) ya que todos sabemos lo negativo que es para sus oídos, me coloque en la fila a la espera de ese momento, junto con otras personas que en su mayoría rondaban en los 30 y 40 años, seguramente veteranos de aquel mítico año '77 que cambio la historia del cine. Lamentablemente esa fila (que circundaba la atracción de Indiana Jones, que en ese entonces estaba cerrada para una actualización) durante más de una hora no se movió ni un centímetro, más allá que lo hiciera por algunos que abandonaban la fila, algo que hacia tediosa la espera ya que la gente entraba en grupos, mientras Carrie Fisher firmaba sus autógrafos. Eso sumado a las altas temperaturas semejantes a las del desierto de Tatooine, hizo aun mas tediosa la espera de quienes estábamos allí, aunque esa larga espera culminó con la retirada triunfal de Carrie Fisher, y nosotros quejándonos como un grupo de Moradores de las Arenas, por lo que aquella postal que debería tener la firma de su Alteza, permanece vacía hasta la actualidad.

Star Tours: un viaje placentero al centro del Imperio

A pasos de mi frustrado encuentro con la princesa, estaba nada menos que Star Tours, que como a Luke en Tatooine al mirar los soles gemelos, me llamaba a encontrarme con mi destino. Cuando llegas a la entrada, tienes sobre ti a un imponente AT-AT sobre tu cabeza que parece haber derribado a un snowspeeder que se encuentra a su izquierda, puedes incluso escuchar el sonido de sus cañones láser que se confunden con las voces de las personas que esperan en las filas, en la entrada al complejo, rodeados de una ambientación de los bosques de Endor. También está allí el Maestro Yoda, esa misma reproducción de tamaño real que costaba tanto en el Insider.
Al menos en esa media hora que llevas en la fila realmente sientes que te encuentras cada vez mas en una galaxia lejana, muy lejana, ya que antes de abordar la pequeña nave que nos llevará por la galaxia y que es conducida por nuestro astromecánico R2-D2, puedes ver entre las filas de gente, que está ambientado como un hangar, todo tipo de droides trabajando y desde arriba en una sala de control nos supervisa quien creo yo era el mismo Ackbar y otros dos calamarianos.
Lo mejor de esa fila llega al final donde puedes ver la frágil aeronave que te llevará de paseo al hiperespacio (algo que no te genera mucha confianza teniendo en cuenta que la galaxia está sumergida en una guerra civil) y sobre ella reparándola a ultimo momento está R2 que tiene que escuchar a su molesto pero querido amigo C-3PO, que puedes escuchar hablar con la misma voz de Anthony Daniels.

Reporte desde el primer Star Tours 

THREEPIO NOS DA LA BIENVENIDA A LOS PLACENTEROS VIAJES DE STAR TOURS

Cuando finalmente llegas a la entrada para abordar la nave y emprender el tan esperado viaje, te alinean en filas, pasan en unos monitores un video explicativo de lo que vendrá y las precauciones de que debes tomar y finalmente se abren las puertas ante ti para abordar la nave. Star Tours es básicamente un simulador en el que los movimientos de la nave responden a la acción que ocurre en una pantalla que está en frente tuyo así que cada asiento tiene un cinturón de seguridad que debes abrocharte y del que te das cuenta lo útil que es una vez que comienza la acción. Cuando se levanta la puerta que cubre la pantalla te encuentras con un pequeño droide (creo que aparece en "Una Nueva Esperanza" cuando los jawas le venden los droides a Owen) que se comunica con R2, quien podemos ver en una pantalla a un costado.
Cuando comienzas el viaje los movimientos son realmente espectaculares y muy reales de acuerdo a lo que ves en la pantalla, sobre todo cuando la nave salta al hiperespacio que sientes como eres empujado hacia atrás. R2 nos lleva entonces por lo que parece ser un viaje de rutina para Star Tours, sin embargo, cuando transcurre el tiempo, nos damos cuenta que R2 nos ha llevado sin querer a territorio imperial, no solo al ver al imponente Star Destroyer pasar cerca nuestro sino también al escuchar la Marcha Imperial que comienza a erizar la piel de uno sino es que ya la acción lo ha hecho antes. Al tratar de evitar la figura en punta de flecha de la nave imperial, R2 nos lleva a la misma Estrella de la Muerte, claro, eso no era una luna sino una estación de batalla, por lo que los láseres estaban apuntando hacia nosotros y a nuestros amigos rebeldes que con sus Alas-X comenzaban su ataque suicida para destruir al gigante del Imperio, pero a partir de allí viene lo mejor: un pequeño viaje placentero por la trinchera de la Estrella de Muerte, acompañados de héroes como Luke y Wedge.
Star Tours es una parada obligatoria y lo mas cerca que puedes estar de esta galaxia lejana, en verdad es muy emocionante y sientes que eres un niño, aunque en definitiva... ¿De eso se trata esta saga, no? Sí quieres disfrutar mas de esta atracción es recomendable que vayas a los asientos de la ultima fila ya que en las primeras no se siente tanto el movimiento de la nave. Al terminar el viaje, del otro lado de donde ingresaste a la nave, las puertas se abren, y te llevan directamente a... ¡la tienda de recuerdos de Star Wars! No creo que esta haya sido una jugada inventada por Lucas, pero no es raro pensar que no iba a desaprovechar algo así: sales todo emocionado de la atracción y ante ti esta toda la parafernalia existente de Star Wars para castigar a tu bolsillo. La tienda, llamada "Tatooine Traders" está diseñada como si fuera un local de Mos Espa, toda la arquitectura interior y exterior está basada en las primitivas construcciones de Tatooine. En la tienda puedes encontrar prácticamente de todo, aunque es claro que se le daba mas importancia a la venta de artículos del Episodio I, creo yo aprovechando la histeria que aun se respiraba del estreno del primer capitulo de la saga. Lo cierto es que si bien tienes de todo, ese "todo" cuesta bastante mas créditos republicanos que en otros lugares, pero eso es algo común en un parque temático como este.

Fotos junto a caras conocidas

Star Wars Weekends también contó con la presencia de algunas caras conocidas como la Reina Amidala, la Princesa Leia, Luke Skywalker, Darth Maul, Chewbacca, y el mismo Darth Vader, con quienes podías sacarte una fotografía para el recuerdo en frente de una pared pintada de acuerdo al lugar que frecuentan estos personajes en las películas de la saga. Las filas estaban completamente concurridas por niños, quienes creo yo fueron los que más disfrutaron de este Episodio I, lo cierto es que más allá de que la mayoría eran dobles aceptables de esos personajes, Maul era realmente muy parecido al Maul de Ray Park, inclusive teniendo en sus manos su mortal sable de doble filo, aunque para el descontento de la gente... estaba apagado, y para alivio de algún Maestro Jedi que por casualidad estuviera por ahí. Lo cierto es que una gran cantidad de estos niños tenían pintadas sus caras como la de este ultimo personaje, ya que en uno de los puestos en los que dibujan tu caricatura también pintaban tu cara como el guerrero Sith, gran parte por la emoción de estos niños, o la complicidad de sus padres, pero realmente había muchos pequeños Mauls en el parque.

Un almuerzo en la base rebelde de Yavin IV

Otras de las sorpresas, aunque pequeñas por cierto, relacionadas a Star Wars que podías encontrar en el parque, era el patio de comidas que estaba ambientado como si este fuese una Base Rebelde, aunque al juzgar por la comida, no dudas en ningún momento que la difícil situación de la Alianza también se traduce en las hamburguesas y papas fritas que debes de alimentar al mismo Sarlaac en el que se ha convertido tu estomago. Allí mismo podías encontrar todo tipo de video juegos relacionados a la saga, en el que podías perder fácilmente tu paciencia y tus monedas de 25 centavos.


Una de las grandes sorpresas de aquel primer Star Wars Weekends fue un pequeño espectáculo que se desarrollaba frente a Star Tours, y que podías encontrar varias veces al día a una hora determinada. Este espectáculo fue una de las cosas mas positivas que encontré ese maratónico día de Star Wars y se encontraba montado alrededor de un cuadrado pintado en el suelo con amarillo, que servia como limite entre el espectáculo y la gente, justo en frente del snowspeeder caído en batalla, y frente al sabio Maestro Yoda, que desde un sitio privilegiado, era testigo de esta confrontación con el Lado Oscuro. El espectáculo comienza cuando en tus oídos entra los espectaculares coros de "Duel of the Fates" en eso a tu izquierda, entra un Caballero Jedi ataviado como tales y con su capucha puesta, tal como lo haría el viejo Qui-Gon. Me imagino que esto, sumado al calor que hacia en pleno verano de esas latitudes, no debe haber sido una tarea fácil para este Jedi.
De allí, con su sable de luz en mano, el Jedi hace una coreografía realmente muy buena, y similar a las volteretas y giros que hace Maul, sí recuerdas el medio giro con sus piernas que hace el Sith en la película, sabrás a que me refiero. De allí en mas cuando los aplausos dirigidos al Jedi se disipan, este comienza a instruir al publico en los caminos de la Fuerza, contándonos sabias palabras, como lo haría Yoda "Seres de luz somos, no esta cruda materia" Pero para que exista el Lado Luminoso de la Fuerza, el que este estudia y protege, debe existir un Lado Oscuro para que el balance en la Fuerza prevalezca, y ese mismo Lados Oscuro, es el que debe confrontar con la ayuda de unos pequeños, y algunos no tan pequeños, aprendices Padawan del publico.

Star Wars Weekend

YODA FRENTE AL SNOWSPEEDER DERRIBADO POR EL AT-AT

Lo cierto es que cuando el Jedi preguntó quien aceptaba el reto de ser instruido en los caminos de la Fuerza, los chicos del publico reaccionaron de tal manera saltando y gritando que uno puede comprobar de la manera que ha impactado el Episodio I en sus pequeñas vidas contrariamente a la critica y del descontento de algunos fanáticos. Luego de ser escogidos estos niños y niñas para ser entrenados y confrontar finalmente al Lado Oscuro, el Jedi junto con una asistente les otorga a cada uno una túnica y un sable de luz. El Jedi comienza a instruir a los pequeños hablándoles de la Fuerza, de la disciplina de todo Jedi, e incluso diciendo "Try not, Do or do not, there is no try" causando la risa de algunos "mayores" que no conocen el mensaje de Yoda, y su forma tan extravagante de hablar.
De ahí en mas, los pequeños aprendices Padawan vestidos para su entrenamiento y empuñando un sable de luz, comienzan a aprender una coreografía que paso a paso, le enseña el Maestro Jedi, y que mas tarde les servirá para enfrentar al Lado Oscuro, y así convertirse en todo un Jedi. Ese momento llega cuando de los altavoces y a todo volumen suena Marcha Imperial, tu sangre empieza a hervir, y cuando miras a tu izquierda sale a escena el mismísimo Darth Vader. Ver nada menos que a Vader venir hacia ti, junto con la Marcha Imperial es una de esas cosas que te hacen estremecer tus midiclorianos, y te hacen replantear tu amor a la Alianza Rebelde... ¡Qué momento!
Lo cierto es que muchos de los pequeños no esperaban que su confrontación con el Lado Oscuro sea precisamente esta oscura figura del mal. Saludando al publico que enloquece son su sola presencia, Vader se prepara para combatir uno a uno a los pequeños aspirantes a Jedi, entonces, utilizando la coreografía que les ha enseñado su Maestro Jedi minutos antes, los pequeños Padawan confrontan a Vader en un duelo de sables de luz. Lo mas gracioso fue ver que algunos de los niños eran demasiado cortos de estatura para el Sith, pero uno a uno y ante la mirada de sus padres en el público, quienes no dudo habrán grabado ese momento para el futuro, combatían con Vader hasta vencerlo. Vader finalmente se retira decorosamente, aunque bajo la fuerte melodía de Marcha Imperial, tras haber perdido en la batalla contra aprendices de no mas de 10 años. La confrontación con el Lado Oscuro finaliza, y el Maestro da a cada uno de sus aprendices Padawan un pergamino que certifica que ahora en mas, son protectores de la paz, Caballeros Jedi, mientras los aplausos dan por terminado este divertido espectáculo.

Preguntas y respuestas, y un espectáculo impresionante

Cuando terminas de ver todas las atracciones de Star Wars que hay disponibles para ti no te queda mas remedio que continuar con el resto del parque, aunque luego de todas esas horas en las atracciones, y sus interminables filas, te queda poco para disfrutar, por eso, el parque MGM para cerrar el día tiene uno de los espectáculos de luz y sonidos mas maravillosos que puedas ver llamado "Fantasmic", no creo que sea bueno relatarlo, mas que nada por la magnitud que este tiene, pero si bien no lo esperaba, antes de que este comenzara tres hombres con micrófonos en mano, y vestidos no como Jedis, ni cazadores de recompensas, ni apestosos jawas, sino con trajes muy parecidos a los que utilizan en la película "Cazafantasmas" (muy conveniente para la ocasión), se mueven entre el cansado publico y comienzan a hacer preguntas sobre Star Wars, dando como premio a la persona que conteste correctamente las preguntas mercadería de Star Wars exclusiva, entre otras cosas esa misma camisa que compraste en Tatooine Traders por la módica suma de $25 y que ahora podría ser tuya gratis al responder preguntas universales como "¿Quién es el acompañante de Han Solo en el Halcón Milenario?"
Antes de comenzar esta serie de preguntas dirigiéndose a todo el público preguntan indiscretamente "¿Quién ha visto una vez La Amenaza Fantasma?" Las manos se levantaban a medida que preguntaba esto, pero disminuían de a poco cuando preguntaban quien a visto la película dos, tres, cuatro, hasta llegar a mas de cinco, quedando solo algunos pocos valientes, y ellos respondiendo con el típico latiguillo "Get a life!" (¡Consíguete una vida!). Así las preguntas comenzaron desde las mas sencillas, hasta las mas difíciles como "¿Cuál es el numero del bloque donde estaba prisionera Leia?"
Cuando las preguntas terminaron, estos personajes sumaron un nuevo reto: el que mejor imite el gruñido de Chewbacca se ganaría una de esas camisas que dicen "Star Wars Weekends." Aquí es cuando uno empieza a sentir vergüenza ajena, solo imaginar gruñir como un wookie ante 5.000 personas y que todo un parque lo escuche, te hace pensar que fue mejor que hayas gastado esos $25 en esa camisa y te sientes realmente afortunado.
Mi jornada en Star Wars termina con el fin del espectáculo de luces "Fantasmic" que no te puedes perder pues es algo que vale las horas que estas esperando. Star Wars Weekends a partir de ese entonces se está realizando año tras año en los estudios, donde todos los fanáticos se reúnen en un punto de la galaxia, y se dejan atrapar por esta saga de la misma manera que lo hicieron cuando eran niños en frente de una pantalla de cine.

Por Alan Raimondi

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 Restricción de Carateres
Su texto debería tener más de 3 caracteres
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.